NO ES COMO TE VES, ES COMO CREES QUE TE VES

NO ES COMO TE VES, ES COMO CREES QUE TE VES

12/09/2016

Adolescentes temiendo levantar la mano en clase y participar por el temor a atraer atención en su apariencia. Mujeres saludables haciendo dietas de soluciones rápidas y comparándose con las imágenes de revistas y redes sociales. Niñas de 8 años preguntándose si son hermosas o si se ven gordas. Todos hemos sido testigos o incluso víctimas de la presión que sentimos por alcanzar estándares de belleza que no siempre son realistas.

La imagen corporal es una experiencia subjetiva que sucede mediante una acumulación de asociaciones a lo largo de nuestras vidas. Alrededor de los 5 años de edad un niño comienza a entender los juicios de otras personas hacia él y alrededor de los 7 años puede comenzar a sentir insatisfacción por su cuerpo.

Sabemos que en la actualidad somos bombardeados más que nunca antes con imágenes saturadas de estereotipos que dictan el concepto físico de éxito y felicidad. Y, a pesar de que somos conscientes de que son construcciones que involucran a equipos especializados en publicidad, un 70% de las mujeres se sienten deprimidas después de hojear una revista de moda.

¿Por qué hacemos esto? ¿Por qué nos comparamos con algo que no es real?

Probablemente es porque es algo socialmente aceptado. Son estándares a los que la mayoría aspiramos o idolatramos y por lo tanto nos comparamos con los mismos sin darnos cuenta en el daño que esto puede ocasionar.

Estas comparaciones absurdas van más allá de un problema superficial. La inseguridad que provocan en nosotras mismas tiene repercusiones tanto en desempeño académico y profesional como en problemas de salud: 6 de cada 10 niñas optan por no intentar algo nuevo porque no creen que se ven lo suficientemente bien como para hacerlo, 17% de las mujeres no atendería a una entrevista de trabajo si no se siente segura de su apariencia en un día en particular y sobra decir que es un hecho que puede llevar a desórdenes alimenticios o a buscar cirugías estéticas innecesarias.

Lo más curioso de todo, es que las mujeres que presentan algún tipo de ansiedad por su físico es independiente de su peso real; lo cual nos habla de un problema de percepción: no es como realmente te ves, sino cómo crees que te ves. Es un problema de autoestima y de amor propio.

Valemos por lo que somos y recordemos que nuestra apariencia es tan sólo uno de muchos aspectos que moldean nuestra identidad. Dejemos la obsesión de la moda saludable que en muchas ocasiones termina en mal nutrición y sobre-ejercicio. Tengamos en cuenta que jugar con nuestras inseguridades puede ser un gran negocio para las empresas.

La confianza de las mujeres en su cuerpo, el control sobre la forma en la que se perciben a ellas mismas y en la libertad y diversidad de cuerpos que observamos es un factor importantísimo de su seguridad, por lo tanto un factor clave hacia lograr un empoderamiento verdadero.

Por Florencia Lúa

Fuentes
https://www.theguardian.com/lifeandstyle/2012/jun/10/body-image-anxiety-eva-wiseman
http://www.berealcampaign.co.uk/help-and-resources/2014/09/19/appg-reflections-on-body-image/
TED Talk por Meaghan Ramsey: Why thinking you’re ugly is bad for you