LEVANTAR LA MANO

LEVANTAR LA MANO

05/18/2016

Hace unos días, la actriz Robin Wright, en un coloquio de la fundación Rockefeller contó que tuvo que enfrentar una batalla con los productores de la famosa serie televisiva donde ella participa House Of Cards. El objetivo fue lograr el mismo sueldo que su coprotagonista Kevin Spacey.

Esta lucha por igualdad de sueldos, ya es un tema actual en Hollywood donde generalmente el hombre gana más por la misma película donde hombre y mujer participan de manera igualitaria. Cada vez hay más voces que se están levantando para lograr, exigir y demandar un cambio. Aplaudo a Robin Wright por su valentía y por representarnos a muchas.

Esta realidad de extiende a todos los ámbitos profesionales, todavía existe una brecha salarial entre hombres y mujeres, donde él genera entre el 20% y el 30% más que la mujer. Sabemos que para ir reduciendo esa diferencia, se requiere de políticas públicas, cambios culturales y cambios dentro de las mismas empresas, pero las mujeres juegan un ROL elemental.

Las mujeres siempre hemos estado al frente de los cambios culturales más importantes, hemos estado al pie de lucha al defender a grupos vulnerables y ahora nos falta levantar la mano y la voz por nosotras mismas. Podemos empezar en nuestros centros de trabajo, empresas y proyectos. Tenemos que ser más asertivas y claras en demostrar lo que aportamos en la empresa, para poder negociar mejores oportunidades.

Según el libro, Women don´t ask , las mujeres no negociamos, levantamos la mano o pedimos, como lo hacen los hombres. Comúnmente pensamos que alguien va a notar lo bien que trabajamos y la realidad es que solo el que habla es escuchado. Ojalá vayamos tomando más conciencia de nuestro valor en el mundo profesional y con ello lograr esa igualdad de sueldo y oportunidades que no es más que cuestión de tiempo.

Veo todos los días que las empresas están cambiando, se están adaptando a los cambios que exige la participación de la mujer. Ahora cambiemos nosotras y levantemos la mano. El NO ya lo tienes, ve por el SI.

Por: Valeria Guerra