¡BON VOYAGE!

¡BON VOYAGE!

06/22/2016

Desde que soy madre, viajar pasó a ser la prioridad número x en mi vida. Cada vez que comienzo a emocionarme con un viaje largo, me acuerdo de dos niños chiquitos, el trabajo de mi esposo, ahorros, gastos y se me pasa. No obstante ese espíritu viajero es parte de mi historia de vida y siempre seguirá latente; Procuro siempre estar preparada para cuando se presente la posibilidad, salir de la ciudad. Les comparto estos tips que me ayudan a empacar como si fuera una viajera profesional. Advierto que tendrás que dedicar un poco de tiempo previo al viaje, pero te aseguro que facilitará tus vacaciones. ¡Si eres mamá como yo, estos consejos aplican para todos los miembros de la familia!

#1 Siempre considera los detalles obvios del viaje.

¿A donde vas? ¿Cuál es el clima? ¿Estándares culturales? ¿Propósito del viaje? ¿Actividades que vas tener? ¿Con o sin niños? Cada lugar tiene su encanto y belleza, y para mí el centro de ello se encuentra en su cultura local. Algo que me encanta de ser mexicana es nuestro mestizaje, nos permite encajar en casi cualquier cultura y hacer menos obvio nuestro estado de turista. Nunca está de más investigar un poco sobre la localidad que visitas y ahora más que nunca es sencillísimo. Te tomará sólo un par de minutos definir el estilo de ropa que tienes que llevar.

#2 Comienza por un atuendo ideal

Una vez que tienes claro los detalles obvios del viaje construye un atuendo de pies a cabeza, pensando en las actividades que vas a tener. Los atuendos de día a noche son una necesidad para viajar. Piensa en una prenda que pueda utilizarse en varios escenarios, “dressed up ó dressed down” y comienza a elaborar sobre ella. Te darás cuenta que con tan sólo un atuendo ya estás lista para varias situaciones o días.

#3 Construye un mínimo guardarropa para el viaje.

Lo que más se nos critica a las mujeres a la hora de empacar, es que llevamos cosas de más. Para que eso no suceda es importante reutilizar prendas, apegándote a una gama de color o tema. Comienza a agregar ropa que combine con ese atuendo ideal que ya hiciste. No quiere decir que tienes que empacar todo del mismo color o andarás uniformada, sólo sugiero que te mantengas en el mismo rango de tonos complementarios. De esa forma tu bolsa y zapatos se verán divinos con todos los “outfits” que empaques. Si quieres agregar variedad a tu mini guardarropa de viaje, hazlo con accesorios que no ocupen peso, ni espacio. Cuando empaques, hazlo agrupando tus outfits para que puedas sacar uno a uno de la maleta sin hacer un revoltijo.

#4 El poder del “carry-on”

Debo confesar que aprendí a la mala a empacar bien, después de haber perdido para siempre unas maletas. ¡Nunca es buena idea empacar de más, y menos prendas o accesorios costosos! Después de aquella mala experiencia procuro no despegarme de mi maleta ni para que me la lleven al cuarto del hotel. Por lo que se vuelve aún más importante que no pese. Me hace sentir poderosa el poder cargar todas mis pertenencias yo sola, sin perder el estilo. ¡Es una maravilla viajar con carry-on en viajes cortos! Ahorras muchísimo tiempo en el aeropuerto, maltratas menos tu maleta y haces feliz a tu esposo. Si el viaje es largo y llevas dos maletas de equipaje, es importante repartir tus atuendos de manera equitativa en ambas. De esa forma no te quedas sin nada en caso de que una se pierda. En viajes familiares, es recomendable distribuir la ropa de todos en varias maletas (en lugar de cada quien lleve la suya). De esa forma si se pierde una, nadie se queda sin ropa. Si no se te facilita logísticamente, te recomiendo llevar un cambio para todos en un carry-on. Ya vez como dice el dicho, una mujer precavida vale por dos. Yo también pensaba que a mí no me pasaría, hasta que me pasó. “Keep calm and carry-on!”

#5 Productos de Limpieza/Belleza, Ready to go!

Algo que me ha funcionado muy bien y me permite estar lista para cualquier viaje que sale de improvisto, es guardar un kit de viaje con todo lo necesario para bañarte y arreglarte. Todo comenzó hace años cuando no desempaqué mis esenciales de un viaje, y comencé a arreglarme en casa utilizando lo que ahí tenía guardado. Descubrí que de esa forma siempre estoy actualizando los productos y reemplazando lo que falta. Si tengo que correr de salida, sólo agarro mi bolsa de viaje sabiendo que todo se encuentra vigente y no falta nada. ¡Además lo hice a prueba de carry-on!

Encuentra la bolsa ideal para llevar maquillaje y pinturas de un lado, líquidos para el baño en un compartimento pequeño y los productos para estilizar tu cabello en otro. Mi esposo e hijos tienen su bolsita de viaje siempre preparada también, es un alivio a la hora de empacar. La clave está en hacer el ejercicio de arreglarte en casa con lo que llevas en esa bolsa. Procura que las bolsas de viaje siempre tengan compartimentos transparentes, no hay necesidad de estar adivinando donde guardaste qué.

Estos prácticos consejos te ayudarán a estar chic ante cualquier imprevisto. Pero no olvides empacar lo más importante: ¡Tu actitud positiva! En todo viaje siempre resulta esencial echar buena onda para poder disfrutarlo al máximo.

¡Bon Voyage!

Por: Alma Villarreal
www.facebook.com/theimagelab.1
www.almavillarreal.com
almavillarreal@gmail.com