5 SENCILLOS TIPS PARA FORMAR BUENOS HÁBITOS ALIMENTICIOS

5 SENCILLOS TIPS PARA FORMAR BUENOS HÁBITOS ALIMENTICIOS

03/24/2017

a) Realiza una Inspección en tu casa:
Necesitas tener una casa segura para poder cumplir tus metas. Pasa por todos los rincones de tu casa y observa dónde tienes la comida. La comida no debe de estar a la vista a menos que abras el refrigerador o la despensa. Inclusive cuando abras el refrigerador o la despensa trata de que la comida que esté más accesible sea baja en calorías y en grasa. Guarda en recipientes transparentes pepinos y jícamas con limón. Ten a la vista una jarra de agua de jamaica endulzada con estevia. Pon en la parte posterior del refrigerador  en recipientes opacos de color oscuro los postres o guisados que contengan grasa o azúcar. De preferencia no tengas comida que pueda sabotear tus propósitos.
A veces nos sentamos a ver la televisión y se nos antoja todo lo que vemos por lo que vamos a buscar algo a la alacena.
Busca otra actividad que te distraiga y analiza que es lo que estás haciendo cuando logras tus propósitos y repítelo hasta que se vuelva un hábito.

b) Sintoniza las señales de tu cuerpo:
Ya que tengas controladas las señales ambientales que te inducen a comer será más fácil que prestes atención a las señales de tu cuerpo. Las señales biológicas más comunes  de hambre son ruidos en el estómago, dolor de cabeza, baja temperatura en tu cuerpo y mayor salivación. Cada persona tiene señales específicas; es importante que te observes cuidadosamente y aprendas a detectarlas. Come sólo cuando tengas hambre.

c) Come despacio:
Disminuye la velocidad a la que comes. A algunos alimentos les toma tiempo empezar a circular por el torrente sanguíneo e informar al cerebro que ya no es necesario seguir comiendo. Durante los primeros 10 a 15 minutos tu cuerpo no registra que ya estás satisfecho. Aproximadamente 20 minutos después de haber empezado a comer el cerebro registra que estás satisfecho. Si comes a gran velocidad habrás ingerido demasiado alimento. Date el tiempo necesario para disfrutar los alimentos, platica y disfruta cada bocado, ésta es la manera más simple de evitar comer en exceso.
Relájate. Pon los cubiertos en el plato mientras masticas. Concéntrate en la plática de tus familiares o amigos, escúchalos con atención. Haz una pausa en medio de la comida. Trata de servirte una sola vez, no dejes los platones de comida sobre la mesa o por lo menos ponlos en un lugar lejano de manera que tengas que levantarte para volver a servirte. Usa palillos chinos o come con la mano opuesta para que te cueste más trabaja y lo hagas con lentitud.
Date tiempo para comer, de 20 a 30 minutos. Esto asegurará tu éxito, ya que tu cuerpo enviara las señales de que ya no tienes hambre y evitarás comer en exceso.

d) Presta atención a tu cuerpo.
Cuando sea la hora de comer, examina las señales que tu cuerpo te envía; si todavía no tienes hambre espera unos 20 minutos. Espera a que las señales se manifiesten más claramente.

e) Ten Paciencia:
Ten presente que  dejar que tu cuerpo determine tu comportamiento al comer es uno de los hábitos más difíciles de desarrollar, sobre todo después de toda una vida comiendo bajo las órdenes de señales externas.
Hoy puedes dar el primer paso y si alguna vez  comes influido por señales externas no te desanimes, simplemente vuelve a poner atención a tu cuerpo y mantente atento hasta que vayas creando un hábito y elimines día a día la influencia de las señales externas.

Por Patricia Rivera